Apta….

..¡para todos los públicos! MV Agusta abandona lo literal de su nombre para el carácter de su naked deportiva. La nueva Brutale 800 ha sido dulcificada.

Recuerdo perfectamente la presentación mundial a la prensa de la Brutale 800 del 2012… Una moto que hacía honor a su nombre y que probé por vez primera en carreteras muy viradas (lo cual le iba como anillo al dedo), pero también muy deterioradas… lo cual era como echar vinagre al vino de una moto procedente muy directamente de los circuitos.

Efectivamente, la tricilíndrica era –todavía, pese a que se había trabajado en domesticarla- casi más una 800 F3, una “supersupersport” de circuito, que una naked apta… no tan sólo para todas las carreteras, sino para todos los públicos.

Recuerdo también la impresión que me dejó aquella moto: era poderosa, por potente, y eficaz, por calidad de parte ciclo y componentes… Pero aún así, era delicada y relativamente complicada de aprovechar en toda su plenitud. Pese a estar bien trabajada por la electrónica, y bien ayudada a nivel de modos de motor y demás, me pareció muy agresiva de geometrias y de respuesta motor.

Como tengo buena memoria (me refiero a la del ordenador), os copio literalmente aquellas mis impresiones, porque servirán de perfecta referencia para probar conmigo la “nueva Brutale 2016”…

“Envuelto en el sonido rauco y vigoroso del tres cilindros, la moto tiene en tus carreteras favoritas un carácter especial. Basta una franca apertura de gas para que la moto dispare su rueda delantera hacia arriba con una facilidad desconcertante. Un verdadero regalo de cumpleaños para todos los días.

Estas MV montan la parte ciclo de las F3 “supersport” aunque con suspensiones más largas. Con ello unen a una batalla muy reducida unas geometrías de dirección bastante cerradas, de manera que la moto es corta… pero más alta. Así es lógico esperar en la Dragster una gran facilidad para los wheelies. También en frenada tiende también más a bascular sobre la rueda delantera hasta la picota. Añádele una agilidad extrema y te encontrarás con una moto extraordinariamente reactiva y que entra en curva con gran facilidad: en tu “tramo más querido” esta moto se comportará casi como una ligera supermotard monocilíndrica”.

Motor

Pero hablemos primero de mecánica. De hecho, la primera Brutale, la tetracilíndrica “Serie Oro”, nació en 2000. Algunos años más tarde, aprovechando la ayuda de la versión 800 con motor de tres cilindros, se ha convertido en la “best seller” de la marca, y ha matriculado 30.000 motos en todo el mundo. No está mal, y buena señal de que el modelo tiene muchas cualidades… Pero aún así, mi impresión es que la 800 necesitaba dejar de hacer honor literal a su nombre para convertirse en una naked más amable y agradecida para los conductores menos agrestes.

Así, 30.000 motos, después, (la precedieron en 2008 la 1078RR y 989R, en 2010 la 1090R, en 2012 la 920 hasta que salieron ese mismo año los modelos tricilíndricos 675 y 800) ha llegado también la nueva norma Euro4 lo que ha hecho obligatorio una remodelación destinada a cumplir las exigencias anti contaminación.

MV Agusta ha cambiado los pistones del anterior modelo por unos forjados y ha rediseñado tanto el airbox como la línea de escape, cuyo catalizador gana tres litros de capacidad. De esta manera, aunque este “motor Euro4” pierde unos 10 CV potencia arriba, ha ganado aproximadamente el 25% de par en bajos.

La gran pregunta es: ¿cuanto tiempo real de uso estás usando el motor cerca de la zona roja? Si estás fuera de circuito, la gran mayoría, así que el incremento de pegada y músculo en medios se nota más que no la perdida de potencia arriba. La Brutale mantiene una respuesta a cualquier régimen todavía más generosa, y siempre con el añadido de un sonido muy afilado…

¡Gas!

La electrónica está a un nivel todavía más alto: tomando ejemplo de la Stradale, la Dragster, la Turismo Veloce o la F4RR, la Brutale 800 2016 cuenta con 4 mapas de potencias (Normal, Sport, Rain y Custom). Dependiendo del mapa seleccionado, mediante el M.V.I.C.S (Motor and Vehicle Integrated Control System) se regulan tanto el control de tracción como el sistema anti-wheelie y el cambio semi-automático además del importantísimo freno motor. Además, en el modo personalizable “Custom”, es posible regular y afinar al gusto estos parámetros, escogiendo entre 8 niveles del control de tracción, la reacción más o menos rápida al puño del gas en tres modos, además de dos niveles de freno motor.

Por si fuera poco, complaciendo mis quejas sobre que al final personalmente prefería “pasar” del “quick-shifter”, en la versión 2016 el nuevo sistema de Shifter EAS 2.0 (Electronically Assisted Shift) funciona ahora, además de “multiplicando”, también “Up&Down”, es decir, en reducción, de manera que ahora es todo un regalo subir y bajar marchas sin usar el embrague, ni tocar gas, es decir, a capón. Dado que el “shifter” se adapta de modo automático a la velocidad y revoluciones del motor, las marchas siempre entran en el momento justo y sin rebotes por exceso de retención, y con total precisión. Es fácil acostumbrarse, por lo perfecto, a cambiar a lo perezoso… pero… ¿dónde ha quedado el placer del doble golpe de gas al reducir?

Parte ciclo

Asemejándose a la actual Brutale 800 RR, la nueva Brutale 800 adopta sus llantas, su horquilla Marzocchi, y su amortiguador “multi” Sachs. Además, siendo parte importante de la mejora del comportamiento, la Brutale es más larga entre ejes. El lanzamiento de la horquilla también crece de 95 mm hasta los 103.5 mm de la nueva versión, de manera que la nueva Brutale, aunque menos radical y agresiva en su “caída hacia la curva”, es más estable en curvas rápidas, elimina la sensación de tentetieso anterior, y permite un paso por curva más sólido, dando mayor confianza.

Así, sin perder la sensación de gran agilidad y suma ligereza de siempre, la Brutale es mejor a la hora de frenar –tiende menos a hacer picota, teniendo en cuenta que los Brembo son sensacionales y los Pirelli Diablo Rosso III estupendos-, y también menos crítica al dar gas a la salida de las curvas, ya que es más estable y el motor es más asequible y más aprovechable por menos violento en sus contundentes 116 CV…

Teniendo en cuenta que la moto es pequeña y compacta, y pesa poco -175 kg declarados en seco para 191 kg llena-,  y la ergonomía muy controlable, y que el motor… ¡gira al revés! (sí, ¡como la M1 de Lorenzo!), la moto entra en curva sin ningún esfuerzo, ya que no padece los efectos giroscópicos de las masas internas que en las motos en las que el cigüeñal gira hacia delante “empujan” la moto hacia delante haciéndola subvirar…

Muchísimo más bella

He dejado para el final la remodelación estética debida al mágico lápiz del diseñador catalán Carles Solsona, que en mi opinión ha convertido una moto ya bella en todo un bellezón… Aunque el linaje Brutale es evidente, todo ha cambiado esta vez “no para que nada cambie”, sino todo lo contrario.

Esta MV Agusta no sólo es más ergonómica y cómoda, sino también más agradecida a la hora de manejarla. Tanto el faro “oblongo multióptica” (con el añadido de una “luz de cruce diurna” que apoya las cortas, posición y largas), como el asiento doble (que es más estrecho y cuenta con un subchasis tipo Turismo Veloce cuyo soporte hueco que da gran gracilidad a la zaga en combinación con el basculante monobrazo y el conjunto de nuevo piloto trasero anclado en él), las asas escamoteables para el pasajero que pueden pasar inadvertidas si se usa sin acompañante… o la nueva instrumentación, los intermitentes led, hasta el más último y pequeño detalle, la belleza de la Brutale es ahora simplemente impactante..

¡Ópera!

Recuerdo, pues, el carácter de las anteriores Brutale. Desde las cuatro cilindros, hasta las primeras versiones de tres (675 cc y 800 cc), eran motos muy rápidas, pero agrias, difíciles y hasta toscas… Poniendo este último adjetivo en mayúscula, eran, si te gusta la ópera italiana, y recuerdas La Traviata de Verdi, motos con “croce e delizia” (cruz y delicia), atendiendo a que daban mucho pero pedían también mucho de tu parte.

Definitivamente, si las naked de MV eran antes motos “arrabiatas” y picantes… y brutales... ahora la Brutale 800 2016 (que llega a 12.695 €) es “dolce cantabile”, mucho más agradable y dócil, igual de competitiva, pero al fin formidablemente más apta para todos los públicos. Y todavía más bella.

Highlights técnicos

1. Motor tricilíndrico en línea de 798 cc, 79 x 54,3 mm

2. Potencia: 116 CV a 11.500 rpm

3. Cambio de 6 relaciones

4. Embrague multididisco en aceite

5. Chasis multitubular de acero

6. Suspensión delantera por horquilla invertida de 43 mm regulable en tres vías

7. Suspensión trasera por monoamortiguador regulable en tres vías con bieletas.

8. Basculante posterior monobrazo de aluminio fundido

9. Depósito de gasolina de 16,5 litros

10. Alimentación por inyección con 4 modos de motor ajustables y DTC en 8 modos

11. Transmisión secundaria por cadena

12. Ruedas de 120/70 17” y 180/55 17”

13. Peso con gasolina 191 kilos

14. Disco delantero de 320 mm, pinza 4 pistones radial, y trasero de 220 mm, pinza doble pistón. ABS regulable y desconectable.