MOTO GUZZI – V9 BOBBER

,
MOTO GUZZI – V9 BOBBER

comprar

 

MOTO GUZZI V9 BOBBER NEGRO

La denominación V9 Bobber evoca conceptos como la simplicidad de sus formas, la pureza del diseño y por todo ello una cierta inclinación originalmente deportiva, destacando también por su look completamente negro mate. Es la “custom” deportiva de Moto Guzzi que efectivamente inaugura el segmento bobber de serie en motos de media cilindrada, en la que actualmente la V9 es su única representante. Los bobber han nacido en los Estados Unidos después de la Segunda Guerra mundial de la mano de apasionados pilotos que se caracterizaban por la eliminación de todos los elementos superfluos que no sirven para nada en las carreras sobre superficie de tierra batida. Para pilotar en estas condiciones los corredores debían emplear neumáticos sobredimensionados que lograban garantizar una mayor adherencia a la tierra. Como complemento de ese estilo, la V9 Bobber abandona cualquier cromado o pintura brillante para destacar todos sus detalles en negro mate. Oscuros como la noche son los laterales de la moto y el depósito de combustible, con la única concesión de algunos detalles en amarillo y rojo mate. Se ha pintado también en negro mate el sistema de escape, los espejos retrovisores y los guardabarros metálicos, en el que el trasero ha visto reducidas sus dimensiones para poder albergar un grupo óptico muy compacto que contribuye de manera determinante a conseguir el “look” minimalista de la V9 Bobber. Las llantas son también en negro mate de 16 pulgadas y finamente decoradas con el logo de Moto Guzzi en gris, equipadas con generosos neumáticos de 130/90 delante y 150/80 detrás. Con estas espectaculares ruedas, características de su peculiar diseño, la moto mantiene unas excepcionales cualidades de maniobrabilidad y conducción. V9 Bobber es así una auténtica Moto Guzzi y como tal no sacrifica en ningún momento la facilidad de conducción en favor de la estética. La V9 Bobber difiere de la V9 Roamer también por su posición de conducción, más recogida y deportiva, merced al uso de un manillar bajo tipo “drag bar” pintado en negro y un exclusivo y largo asiento. La distancia al suelo de la Bobber se queda en los 770 mm. y si a esto se une un peso muy contenido de apenas 199 kilos en orden de marcha, se puede fácilmente imaginar cuál será el nivel de confort, control y placer de conducción que la V9 Bobber está en condiciones de ofrecer. En la V9 Roamer y V9 Bobber debuta un nuevo grupo termodinámico, como siempre construido en las instalaciones de Moto Guzzi en Mandello del Lario. Se trata naturalmente de un bicilíndrico transversal en V a 90 grados refrigerado por aire y aceite, configuración que caracteriza a toda la producción motociclista actual de Moto Guzzi, aunque con diferentes cilindradas y prestaciones, para garantizar una dinámica de conducción y sonido único. Se ha desarrollado con el claro objetivo de elevar al máximo el par y la elasticidad, aspectos fundamentales para asegurar un gran placer de conducción y diversión en la carretera. Partiendo desde la parte baja del motor, los nuevos cárteres en aluminio se convierten en el punto neurálgico, adopta un nuevo cárter de aceite y un cigüeñal calibrado en las inercias para lograr una gran vivacidad y el adecuado freno motor. En el interior, el sistema de lubrificación se ha diseñado para digerir la mayor capacidad térmica y reducir la absorción de potencia para garantizar las prestaciones y la reducción del consumo de carburante. Se ha previsto un sistema de ventilación que reduce las pérdidas de potencia debidas al bombeo en el interior de los cilindros y una nueva bomba de aceite con flujo reducido para absorber la menor potencia posible. Es nuevo el conducto de aspiración de la bomba de aceite, así como la válvula “by-pass”; además de introducirse nuevos chorros de aceite de refrigeración del pistón, dotados de válvula de control y gestión del flujo. También es nueva la tapa del alternador, que ahora integra la salida del gas del sistema “blow-by”. En la parte superior del motor la termodinámica es completamente nueva. Culatas, pistones y cilindros en aluminio han sido estudiados para aprovechar al máximo las características del propulsor. La cilindrada se ha obtenido gracias a unos valores de diámetro y carrera de 84×77 mm. La distribución se ha encomendado a un sistema de árbol de levas y balancines con dos válvulas por cilindro emplazadas de forma inclinada en la cabeza (y no en paralelo como en el motor V7 II). La alimentación se ha confiado a un sistema de inyección electrónica monocuerpo de Marelli. Nueva es también la centralita electrónica de gestión del motor. Digna de resaltar es la presencia en las culatas de la entrada del sistema de aire auxiliar, el cual junto al catalizador de tres vías, a la doble sonda lambda y al total desarrollo del nuevo motor, permiten al V twin 850 Moto Guzzi respetar la normativa de emisiones Euro 4. Esta unidad es capaz de desarrollar 62 Nm de par a sólo 3.000 revoluciones por minuto, con una potencia máxima de 55 CV a 6.250 rpm., unos valores que demuestran el empeño de Moto Guzzi de mantener un elevado nivel de par con bajo régimen de rotación. Este propulsor evidencia un carácter y personalidad sorprendentes, que contribuyen a una experiencia de conducción verdaderamente excitante. Existe una versión limitada a 35 kW, en línea con las características exigidas para el carné de conducir A2 e ideal para los nuevos guzzistas, que pueden contar también con un peso récord muy reducido y una facilidad general de conducción de la V9. Otro aspecto innovador del motor 850 Moto Guzzi es el embrague monodisco en seco con un diámetro de 170 mm, que permite obtener una perfecta transmisión del par y de la potencia sin tirones ni vacíos.Aumenta de esta manera la robustez y fiabilidad en el tiempo y disminuye el esfuerzo sobre la maneta, para modular y hacer más cómodo el placer de conducción. Nuevo es el cambio de seis marchas, muy preciso y suave en, que se beneficia de una inédita relación desarrollada para disfrutar de las mejores características de par y potencia del motor. La transmisión final se confía al nuevo árbol de transmisión de doble trócola y sobredimensionado, con un nuevo par cónico que garantizan una gran solidez y fiabilidad en la entrega de potencia del motor. El basculante en fundición de aluminio se ha diseñado para soportar las prestaciones del nuevo motor y puede albergar el nuevo neumático de 150 mm. Carlo Guzzi fue probablemente el primero en intuir la importancia de una parte ciclo que fuese capaz de explotar todo el potencial del motor y de un equipo de suspensiones capaz de absorber de la mejor manera posible las imperfecciones de cualquier carretera. La Norge GT de 1928, de hecho, fue la primera moto que adoptó un “chasis elástico”, dotado de suspensión delantera y trasera, con enormes ventajas en lo relativo a seguridad y placer de conducción. La tradición Moto Guzzi es rica en modelos reconocidos por su superior calidad ciclística: en el ámbito de la moto custom, este es el momento de mencionar la California, la cual, con el nombre de V7 Police, venció en 1970, después de una serie durísima de pruebas, la selección para entrar a formar parte de LAPD (Los Ángeles Police Department). Con el arraigo de esta tradición, Moto Guzzi construye hoy motos como la V7 II y la gama de las grandes 1.400, que constituyen el auténtico punto de referencia por conducción en sus respectivos segmentos. La última joya de Moto Guzzi por placer de conducción y eficacia no es otra que la V9. El nuevo chasis de doble cuna en tubo de acero permite una óptima distribución del peso del motor sobre el eje delantero y el trasero, consiguiendo así una gran facilidad de conducción y equilibrio dinámico típico de todas las motos construidas en Mandello del Lario. Se ha prestado especial atención a la parte delantera, que cuenta con unas pletinas de refuerzo en la zona de la caña de la dirección con inéditos grados de inclinación y avance, para obtener una perfecta combinación entre maniobrabilidad y estabilidad, además de una precisión y sensaciones de conducción brillantes. Por otra parte toda la estructura se ha beneficiado de una operación de mejora de los acabados, incluidas las soldaduras y la pintura. Nuevas son las suspensiones, formadas por una horquilla tradicional con barras de acero de largo recorrido (130 mm.) y un nuevo par de amortiguadores regulables en la precarga del muelle, adaptados al chasis de manera que se consigue una respuesta progresiva y controlada en todo tipo de condiciones. El sistema de frenos de la V9: en el eje delantero adopta una nueva bomba y pinza Brembo de cuatro pistones contrapuestos que trabaja sobre un disco de acero de 320 mm. de diámetro; mientras que en el eje trasero se emplaza un disco de 260 mm. y una pinza flotante de dos pistones activada por una bomba con depósito integrado. Como en el caso de los últimos modelos de Moto Guzzi, también la V9 llega equipada con un avanzado y completo sistema electrónico situado en el vehículo de manera muy discreta, permitiendo una conducción más segura y fácil. Llega de serie con el evolucionado sistema ABS de dos canales, nada invasivo en la conducción más brillante, pero capaz de evitar el bloqueo de las ruedas cuando es realmente necesario, con el MGCT (Moto Guzzi Control de Tracción), el avanzado sistema de control de tracción de Moto Guzzi, integrado con la gestión electrónica del motor y regulable en dos diferentes niveles de intervención y desconectable, que garantiza la mejor adherencia del neumático trasero casi en cualquier tipo de pavimento, limitando el par motor en aquellas situaciones en las que resulta necesaria una reducción de la entrega de potencia. De serie es también el inmovilizador antirrobo y el conector USB situado bajo la pipa de la dirección, muy útil para la recarga de accesorios externos. Coherente con el estilo de las dos V9 es también la nueva instrumentación electrónica, formada por un único reloj circular. La escala del tacómetro es analógica, mientras que el resto de la información se encuentra en el cuadro digital: odómetro, trip parcial y trip diario (se pone a cero automáticamente después de ocho horas desde el último encendido), tiempo de viaje, consumo instantáneo y medio, reloj, temperatura externa, velocidad media, nivel de MGCT, además del indicador de la marcha insertada y de cambio, cuyo valor de revoluciones máximo y mínimo lo puede regular directamente el piloto. De este modo se puede controlar el régimen de giro del motor, por ejemplo para realizar un mejor rodaje del vehículo o bien para reducir al mínimo el consumo de carburante. En el rico y extenso catálogo de accesorios se encuentra disponible el MG-MP, la plataforma multimedia de Moto Guzzi que conecta el “Smartphone” al vehículo garantizando así una cantidad excepcional de información muy útil de viaje.
 

comprar

 

Habilidades

Publicado el

24 Abril, 2016