MOTO GUZZI – V7 II STORNELLO

,
MOTO GUZZI – V7 II STORNELLO

comprar

 

MOTO GUZZI V7 II STRONELLO

Cincuenta años después de su nacimiento, vuelve uno de los nombres más conocidos y de mayor éxito entre las motos producidas por Moto Guzzi, sinónimo de calidad en su fabricación, versátil y de estilo inimitable. La nueva Stornello se distingue por las numerosas particularidades de su prestigioso diseño italiano y por sus exclusivos colores, que destacan aún más su fascinante elegancia. Disponible en edición limitada y numerada, la Moto Guzzi v7 II stornello es la última interpretación de la capacidad exclusiva de moto guzzi para realizar una auténtica edición especial en serie; con una atención única en todos sus detalles y acabados de gran calidad. una pieza de colección. Una de las principales características de la exitosa gama V7 siempre ha sido el perfecto equilibrio entre el recuperado valor estilístico típico de Moto Guzzi y las exigencias de una moto contemporánea. Un diálogo que permanece intacto en la V7 II Stornello. Como en la versión blanca y roja de la Stornello 125 Scrambler de 1972, con la nueva V7 II Stornello la elección de los colores juega un papel fundamental. Ahora como entonces, el contraste conseguido entre el blanco pastel del depósito de gasolina y el rojo competición del chasis, con los acabados en mate, logran un diseño fuertemente característico, en el que resalta la mecánica del bicilíndrico transversal en V a 90 grados en negro mate. El rojo intenso del chasis encuentra una complicidad evidente en el depósito, rematado con la típica línea horizontal del mismo color, dentro del cual se encuentra encajada el Águila de Mandello, como también con los nuevos tubos metálicos para sujetar el sistema porta matrícula trasero que también dispone del refinado grupo óptico de la V7 II. La numeración exclusiva impresa con láser sobre la placa de aluminio situada en la tija superior de la suspensión delantera, identifica el número de serie de la edición limitada, resaltando así su exclusividad. El equipamiento de serie de la nueva Stornello es fruto de una atenta selección de todos los elementos presentes en el amplio catálogo (el más rico entre las motocicletas de su segmento) de accesorios originales Moto Guzzi dedicados a las V7; más de 110 piezas, todas homologadas específicamente para V7, estudiadas y desarrolladas por Moto Guzzi, creadas para convertir la moto en una pieza única. La tradición Scrambler se respeta a la perfección: Moto Guzzi V7 II Stornello se distingue por su conjunto de escape dos en uno homologado de Arrow, que recorre todo el lateral derecho y equipado con unas amplias protecciones contra el calor y también por su bellísimo y largo asiento con estrías electrosoldadas que confieren un gran confort de marcha tanto para el piloto como para el pasajero, gracias también a una contenida altura al suelo del sillín. Las llantas de radios de la Versión V7 II Special equipan ahora unos neumáticos de tacos rigurosamente homologados, ideales para rodar por cualquier tipo de superficie de carretera, mientras que sobre el depósito se acoplan dos protecciones de goma. Son muchos los componentes realizados en un refinado y ligero aluminio, como los cubre inyectores y tapas laterales realizadas en negro anodizado; de ese acabado negro mate es también el manillar de acero. El “look” Off Road se completa con los fuelles de protección de la suspensión delantera, indispensables para proteger este sistema del polvo en recorridos de aventura, y con los estribos Off Road, dotados con unas extensiones de aluminio que permiten una mayor adherencia de las suelas durante su uso. El kit comprende también la terminación del basculante, más largo y realizado en aluminio. La placa porta números representa un clásico elemento muy empleado en las motos deportivas de los años Setenta y ya presente en la V7 II Racer con el número “7”, que en Moto Guzzi se debe al campeón del mundo de 250 c.c. Enrico Lorenzetti. En la V7 II Stornello se encuentran presentes tres placas, construidas en aluminio satinado con el logo V7 y la denominación Stornello impresa con láser. El trío de placas combina a la perfección con los dos guardabarros, fabricados a mano en aluminio. Son probablemente los elementos más apreciados y exclusivos de la V7 II Stornello, auténticas obras de arte. El rico catálogo de accesorios originales incluye también un juego de adhesivos con el número “29”, pensados para emplazar en las placas y reservados a la memoria del célebre e inolvidable piloto de Moto Guzzi Omobono Tenni, conocido como “The Black Devil”. La nueva Stornello nace sobre la base técnica de la apreciada V7 II, la segunda generación de la Moto Guzzi más vendida del mercado, la única de su segmento que ofrece de serie el sistema de frenos ABS y el control de tracción desconectable de Moto Guzzi (MGCT), además de un cambio de seis velocidades. La Moto Guzzi V7 II Stornello, que mantiene intacta la personalidad estilística de modelos anteriores, da un firme y concreto paso adelante desde el punto de vista técnico del motor, de la ergonomía, de la seguridad y de la calidad de su construcción, además del placer de conducción. La renovación técnica comienza con el propulsor: puesta en marcha en 2012 con la parte térmica, la gestión electrónica y la alimentación del motor, se continuó con la nueva generación al introducir el alternador en baño de aceite, que situó la V7 II en un nivel superior de desarrollo. Pero el célebre bicilíndrico transversal en V a 90 grados necesitaba un nuevo cambio que llegó con la caja de marchas de seis velocidades; la primera y las dos últimas velocidades más próximas para lograr disminuir la pérdida de revoluciones entre una marcha y otra, con lo que se lograba un funcionamiento más suave, silencioso y preciso. En la conducción cotidiana todo ello se traduce en una mayor brillantez de respuesta al golpe de acelerador y también en un mayor confort (también gracias la modificación del embrague, mucho más suave) y todo ello con una reducción del consumo de combustible. La modificación que permitió un excepcional beneficio en términos de equilibrio, placer de conducción y ergonomía sobre la moto, llegó de la mano del reposicionamiento del motor, el cual se inclinó cuatro grados hacia el eje delantero y se bajó diez milímetros respecto al anterior modelo. Ese nuevo reparto de pesos entre el eje delantero y el trasero permitió una conducción mucho más intuitiva, más fácil y eficaz en términos deportivos, aunque la V7 II, sin estar concebida para “atacar” las curvas, se confirmó como una auténtica referencia de la categoría en ese aspecto. El tren posterior es también mucho más estable,merced a bajar 50 mm la salida de la transmisión por cardan (lo que obligó también a la modificación de la parte inferior de la cuna del chasis), con lo que se consiguió una mayor adherencia del neumático en el momento de la transferencia de potencia, en las frenadas y en los cambios de dirección. La colocación del motor ha concedido también beneficios en términos de confort al lograr tres centímetros más de espacio para las rodillas, que permite, gracias también al hecho de haber rebajado en 25 mm los reposapiés, albergar cómodamente a pilotos con una estatura por encima de la media. Las numerosas e importantes modificaciones no han variado considerablemente el peso de todo el conjunto, que permanece entre los más contenidos de su categoría, con una importante ventaja a la hora de manejar el vehículo en parado.
 

comprar

 

Habilidades

Publicado el

24 Abril, 2016