Moto Guzzi ha decidido llevar a la producción aquel majestuoso prototipo de corte bagger que vimos en el EICMA del año pasado, y lo ha hecho modificándolo bien poco.

La MXG-21 Flyin Fortress es una moto monumental, de grandes dimensiones y maletas integradas, en la que destaca la rueda delantera de 21”” y el empleo de fibra de carbono por doquier, un material ciertamente poco habitual en una moto de su segmento.

Especialmente llamativo es la conjunción de ambas características en la llanta delantera, que si bien ya no es del todo lenticular como en el prototipo, sí conserva unas tapas de fibra de carbono que cubren gran parte del hueco entre sus palos.

Su motor de 1.400 cc es capaz de desarrollar 120 Nm de par, por lo que está dotado de un control de tracción desconectable. Cuenta con ABS y un gran equipamiento que comienza por un prolijo panel de instrumentos, control de velocidad de crucero, y un completo sistema multimedia.